Dec 2009
Michael Chan
Leído 616 veces | Publicado en Seleccionado Para Ti Ultima modificacion el Jueves, 09 de Febrero de 2012 01:19
 
tamaño fuente reducir tamaño fuente aumentar tamaño fuente
Vota este articulo
(0 votos)

Comprometido con el éxito de los inmigrantes

Si hubiese que usar una palabra para describir a Michael Chan, ministro de inmigración y ciudadanía de Ontario, esa sería “bondad”, aunque ella sola no abarcaría la grata impresión que este servidor público deja en quien lo conoce.

La definición, por supuesto, no es sólo un halago, cuatro décadas de retos y metas cumplidas, y un ministerio enfocado a ayudar a los recién llegados a Canadá a asumir una nueva vida, hacen parte de las razones para calificar al ministro. Hace 40 años, Chan llegó por sus propios medios a Canadá desde China con la inmensa ilusión de hacer una vida en este país. En aquel entonces, recuerda, no había centros comunitarios para ayudar a los inmigrantes y el concepto de minoría prácticamente no existía. Su llegada fue en un septiembre, tiempo en el que Ontario se viste de mil colores de otoño. Las hojas que bailaban por doquier escondían un secreto que Chan desconocía. Su primera Navidad en Ontario sería sin duda la más fría de su vida. “¿Mi primera Navidad? Oh. Ya había disfrutado de muchas navidades en Hong Kong, pero vaya que fue fría la primera aquí”, menciona el ministro entre risas al recordar la sorpresa que se llevó cuando vivió su primer invierno en Canadá.

De sus primeros años en este país, cuenta, fueron emocionantes, pero no por eso menos difíciles. Quizá por esto, dirigir este ministerio sea algo realmente especial para alguien que sabe en la piel lo que significa llegar a un país lejano para construir sueños.

A los retos, los llama desafíos y asegura que su mayor alegría es proporcionar todo lo que esté a su alcance para que los inmigrantes logren conquistarlos.

Chan, un seguidor consumado de las temporadas de baloncesto y quien cada mañana llega a su oficina con una sonrisa en el rostro y un café en su mano, lidera Los Programas Puente, uno de los proyectos de asentamiento más exitosos de Canadá.

Sobre este y otros temas, ABANICO dialogó en exclusiva con el ministro Chan a quienes sus colaboradores lo definen como: “una persona maravillosa”.

ABANICO: Usted ha vivido en Canadá por más de 40 años. ¿Cuál es su impresión sobre el proceso de desarrollo multicultural de Ontario?

Michael Chan: Yo creo que es grandioso y hoy se ha convertido en una situación natural, especialmente desde que el primer ministro Pierre Elliott Trudeau abrió las puertas del país para aceptar personas venidas desde cualquier parte del mundo. Él ayudó a lograr la sociedad que tenemos hoy. Incluso en 1982 él hizo una enmienda en la Constitución para la protección de derecho y libertad de religión y expresión. Creo que eso es bueno porque hace que todos podamos tener un lugar en la sociedad canadiense sin importar de donde vengamos. Así, podemos tener un embajador canadiense nacido en Noruega o un ministro de inmigración nacido en China. En Ontario, la integración y la coexistencia de diferentes comunidades es posible. Creo que es un motivo de orgullo decir que en Canadá, las diferentes culturas pueden coexistir. En la sociedad canadiense estamos dispuestos a entendernos los unos a los otros, con respeto de las diferentes culturas.

ABANICO: Usted está, sin duda, en una de las puertas de migración más importantes del mundo. ¿Cuál cree usted que es su misión como ministro en esta posición?

M.C.: Ayudar a las personas, que es lo más importante. Como usted sabe, Canadá es un lugar que ofrece la oportunidad de que las personas puedan venir a vivir aquí. Sin embargo, estas oportunidades también tienen una cuota de desafío y los recién llegados tienen que asumirlos para hacer realidad esa oportunidad. Así que mi trabajo es ayudarlos a lograr sus sueños y a mí me encanta hacerlo. Por ejemplo, cuando una persona que ha terminado su entrenamiento de uno de los Programas Puente se me acerca y me dice, -conseguí un trabajo en mi profesión-, siento que es lo mejor que me puede suceder.

ABANICO: ¿Puede decirnos más detalladamente cuáles son las razones para impulsar estos programas en nuestra comunidad?

M.C.: Los Programas Puente, ofrecen respaldo a los profesionales inmigrantes, actualmente están llegando personas de casi 200 países del mundo con más de un centenar de idiomas diferentes. Uno puede ver la complejidad y la diversidad que esto trae consigo. Ante esa diversidad de historias académicas es necesario que los recién llegados pasen por un proceso de estandarización. En Ontario, por ejemplo tenemos un proceso estándar de evaluación de credenciales. Estos Programas Puente lo que hacen es hacer una conexión entre esa formación académica que traen los recién llegados con los requisitos que deben cumplir para ejercer su profesión en Ontario. Con los Programas Puente, una persona invierte en promedio de seis meses a un año para estandarizar su profesión y así profesionales obtienen su licencia para trabajar, hacer prácticas para ampliar su experiencia y comienzan su vida laboral. Eso es lo más importante de los Programas Puente.

ABANICO: Ministro, quizá algunas profesiones tengan que atravesar puentes más largos. ¿Qué pasa con los médicos o los abogados?

M.C.: Creo que aquí hay que hablar del desafío que tienen los médicos. Recuerdo una vez que estuve en Ottawa y conocí a un grupo de 15 médicos entrenados en el exterior. Una doctora egipcia se acercó a mí y me dijo que ella estaba feliz de haber hecho todos sus estudios pero que algo especial le había sucedido cuando volaba hacia Canadá. Cuando el avión estaba en el aire, un pasajero tuvo un ataque al corazón. En ese momento el piloto llamó por altavoz y preguntó si había algún doctor en el avión y ella acudió y salvó esa vida. Contaba ella, que por supuesto mientras estaba en el avión, era una doctora, pero cuando la aeronave aterrizó en el Aeropuerto Pearson ya no lo era. Ahí comenzó su gran desafío. Sin embargo, gracias al International Medical Graduates Program, un programa puente del ministerio de salud, ella alcanzó su meta. Ahora bien, los médicos tienen una profesión de mucha exigencia por que trabajan con la vida humana y en eso no hay lugar a equivocaciones, y para eso hemos hecho también una estandarización porque queremos que nuestros doctores no cometan errores. Al mismo tiempo, nosotros como gobierno, ayudamos a que estas personas puedan lograr pasar ese desafío y ponemos a su servicio nuestros recursos y el entrenamiento en las mejores universidades. Con respecto a los abogados y a las demás profesiones, el gobierno proporciona fondos para la administración de los Programas Puente. Desde 2003, Ontario ha invertido más de 125 millones de dólares en por lo menos 180 Programas Puente. Alrededor de 30,000 inmigrantes han obtenido la educación necesaria para trabajar en su profesión.

ABANICO: ¿Qué clase de organizaciones o centros de educación respaldan estos programas?

M.C.: Hay muchas instituciones que apoyan, entre ellos el School Board, centros de ELT (Enhanced Learning Training) donde las personas reciben instrucción del inglés que usan en sus profesiones y son capacitados para los procesos de selección, los centros comunitarios, los colleges y la gran mayoría de las universidades.

ABANICO: Ministro, ¿Considera que las 38 ocupaciones seleccionadas por el gobierno federal en el nuevo proceso de inmigración, para quienes vienen a Canadá como profesionales calificados son coherentes con el mercado laboral de Ontario?

M.C.: No. La oferta laboral de Ontario es mucho más amplia y diversa. Sin embargo, en esta selección están representados algunos de los oficios que requiere la provincia pero no todos. Este margen debe ampliarse y nosotros ya estamos investigando junto con las instituciones académicas y los empresarios sobre cuáles son las ocupaciones que con mayor prioridad necesita Ontario.

Cuando en Ottawa se debatía esta Ley, levanté mi mano para manifestar mi desacuerdo porque con ella se ha estrechado el camino a un gran número de inmigrantes con habilidades y destrezas muy diferentes pero que a la vez son importantes y requeridas en Canadá.

ABANICO: No quisiéramos pasar esta oportunidad sin conversar sobre este tiempo hermoso de la Navidad. Cuéntenos, ¿Cómo fue su primera Navidad aquí en Canadá?

M.C.: Fue fría. Llegué a Canadá en septiembre de 1969 y en esa época el clima es siempre hermoso. Recuerdo mucho que cuando empezó la época de Navidad empezó a hacer mucho frío, y aunque no recuerdo muchos detalles, si pensé en Hong Kong y dije: ‘oh Dios, aquí sí que hace frío’. En esa época, yo era parte de la comunidad china que llegaba a Canadá y bueno, era un joven sin miedo a nada y lleno de emoción por llegar aquí. Aprendí a luchar por mis ideales y estuve dispuesto a asumir muchos retos y cuarenta años después me convertí en ministro

ABANICO: Ministro, Navidad es un tiempo de regalos, nos gustaría saber si recuerda algún regalo en especial.

M.C.: Creo que la Navidad es la época cuando la gente piensa más en intercambiar regalos y eso me gusta. Pero creo que el mejor regalo que se puede dar o recibir en una Navidad es ayudar a otras personas. Qué tal si en Navidad el regalo que se entrega es una buena cena para una persona sin hogar o tal vez llevar una comida especial a los bancos de comida. Para mí Navidad es un tiempo de celebración, pero a la vez es un tiempo que debe ser dedicado a la contribución, a la ayuda y no debe ser sólo un mes al año. Esa es mi idea de Navidad y esos son los regalos que me hacen feliz.

ABANICO: ¿Espera algún regalo en especial?

M.C.: No espero nada en particular, pero disfruto mucho la Navidad porque la gente está feliz celebrando, ayudando a otros o entendiendo las dificultades de otras personas. Me gusta mucho cuando la gente se preocupa por hacer feliz a los demás. Mi trabajo está muy enfocado a ayudar a personas en una situación difícil. Sé que la vida nunca es perfecta, pero a pesar de eso, nunca se debe perder la esperanza. Mi mensaje en esta Navidad es: nunca pierda la esperanza, trabaje duro y ayude a los demás, que de la misma manera la vida se encargará de retribuirle

Un programa que da resultados

Los Programas Puente han sido diseñados para estandarizar las credenciales académicas de los profesionales que llegan a Ontario, así el gobierno apoya los programas que pueden ayudar a los recién llegados a obtener la licencia o certificado de su profesión u oficio para que puedan trabajar en esta provincia. Estos programas han sido agrupados por los empleadores, colegios y universidades, profesionales, organismos reguladores y organizaciones comunitarias. Cada programa puente es diferente y puede ofrecerle:

  • Una evaluación de su educación y sus habilidades
  • Una experiencia laboral o un lugar de trabajo
  • Entrenamiento en habilidades específicas o programas de formación académica
  • Preparación para una licencia o certificado académico
  • Enseñanza de idiomas para su profesión u oficio
  • Planes individuales de formación

Para conocer cómo acceder a uno de estos programas según su profesión visite: http://www.citizenship.gov.on.ca/english/working/experience/

Natalia Durango

E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Natalia Durango
Ultimos articulos de Natalia Durango
Login to post comments
Diseñado por: